Ciencia

7 diciembre, 2017 en

“Chile necesita desarrollarse integralmente y para eso es clave el conocimiento científico”

Es la mirada de Roland Sánchez, estudiante del Doctorado en Ciencias mención Ecología y Evolución de la Universidad Austral de Chile, en relación al vínculo entre la academia y la industria, área en la cual se encuentra trabajando y en la que observa poca interacción en el país.  

Roland Sánchez cruzó el puente que une la investigación y la industria, en un área reconocida internacionalmente, la vitivinicultura. Su tesis de doctorado se enmarca justamente en un programa  Vino, Cambio Climático y Biodiversidad”, el cual está asociado al Instituto Milenio de Ecología y Biodiversidad y a la Universidad Austral de Chile, a cargo de la Dra. Olga Barbosa, y que busca demostrar que existe compatibilidad entre la conservación de la biodiversidad y el desarrollo de la industria del vino en el país.

Este  joven investigador busca analizar cómo diferentes factores relacionados al manejo agrícola en cultivos de vid afectan la diversidad microbiana asociada a la parra, la cual es clave para la industria vitivinícola, Sánchez tiene en consideración que la diversidad microbiana nativa afecta la sanidad de las parras, su productividad y directamente la calidad del vino que se obtiene, “ trato de fortalecer el hecho que los vinos chilenos reflejen el lugar de origen, atributo muy valorado en el mundo del vino”, aseguró.

 

El interés en estos temas lo llevó a participar del evento internacional “Primera Cumbre Latinoamericana de Jóvenes Líderes en Biotecnología: AllBiotech. Recursos Naturales, Innovación Tecnológica e Impacto Social”, evento que se desarrollará este mes y en el cual  Sánchez será el único representante de la universidad Austral.

 

¿Quiénes son los principales beneficiarios de tu investigación?

-Creo que los principales beneficiarios con los resultados de mi tesis serán la industria vitivinícola chilena y la conservación de la biodiversidad endémica del ecosistema mediterráneo chileno, el cual es uno de los 35 Hotspot de biodiversidad del planeta. Actualmente estoy entrando en la recta final de mi tesis obteniendo los últimos resultados y preparando las publicaciones científicas e informes asociados.

 

¿Cuáles son tus primeros resultados? ¿Qué te ha llamado la atención?

-Mis primeros resultados muestran que sobre las uvas y hojas de la vid habitan de manera natural varias especies de hongos y bacterias importantes para vinificación, las cuales podrían afectar la dinámica de fermentación o las características de aroma, sabor o color del vino, también se ha demostrado que la distancia geográfica es una variable importante en explicar las diferencias en composición de estos grupos de organismos entre cultivos de vid, o sea en determinar el “terroir microbiano”. Por otro lado, los resultados de igual manera muestran que existen ciertos taxa que son específicos de viñedos tratados con un determinado tipo de manejo agrícola o sistema de producción, por ejemplo un manejo orgánico o un manejo convencional.

 

Una de las cosas que más me ha llamado la atención es que sobre las uvas y hojas de vid se ha detectado la presencia de miles y cientos de especies diferentes de bacterias y hongos respectivamente, aun cuando la superficie de órganos vegetales aéreos de las plantas es descrito como un ambiente hostil para los microorganismos ya que aquí están expuestos a la radiación ultravioleta, fluctuaciones de temperaturas diarias y estacionales, escases de nutrientes y muchas perturbaciones de origen antrópico como aplicaciones de fungicidas, es una gran diversidad biológica que no logramos ver pero que está ahí. También destaco que hacer vino a pequeña escala como parte de mis experimentos fue una gran experiencia.

 

¿Por qué es importante el vínculo entre la industria y la academia? ¿Cuáles son tus aprendizajes hasta el momento?

-Chile necesita desarrollarse integralmente con base en el conocimiento científico, de lo contrario aumentan las probabilidades de escenarios futuros no deseados, la industria y la academia son altamente complementarias, por ejemplo, pienso que muchas veces la industria tiene necesidades que pueden ser resueltas o complementadas con investigación dentro de la academia, sin embargo, mi percepción es que la interacción entre ambas es poca, pero existe.

Podría decir que los principales aprendizajes de realizar una tesis doctoral en ciencias con la industria es que en la industria y la academia se utilizan idiomas distintos, en este sentido creo que los científicos tenemos que simplificar nuestro lenguaje al comunicarnos con la industria y que la industria tiene que integrar lenguaje científico, como el concepto de incertidumbre por ejemplo.

También he aprendido que en general la industria es cortoplacista, mientras que la investigación dentro de la academia es más de mediano a largo plazo. Otro punto muy importante es la generación de confianza y el cuidado de esa confianza, la cual necesita un trabajo y comunicación constante.

 

¿Qué hay que tener en consideración? ¿Y cuál es una dificultad al comenzar?  

-Diría que si quieres conectarte con la industria durante un postgrado es importante detectar las necesidades de esta, sobre todo en fases preliminares, o sea cuando estas elaborando tu proyecto de tesis, de tal manera que puedas incorporar en tu investigación la problemática de interés para la industria. Aquí me gustaría agregar que no es necesario que el objetivo de la  tesis sea el problema de la industria, creo que en muchos casos puede pasar por agregar una variable más a tu estudio, o alguna condición o sitio especifico a tus preguntas preestablecidas de investigación.

Al inicio hay que tener en cuenta y conocer las problemáticas internas de la industria,  cosa que  no es tan simple, quizás debería existir algún tipo de plataforma abierta donde las industrias puedan exponer sus problemáticas o necesidades que pueden ser cubiertas a través de investigación, de tal manera que los investigadores en formación tengan un mayor acceso a las mismas y tengan la posibilidad más directa de involucrarse o direccionar sus estudios sobre estas.

 

 ¿Qué es lo más difícil del desarrollo de tu tesis y por qué?

-Pienso que Chile, en los últimos años, ha apostado por mejorar y aumentar el apoyo para que exista una interacción entre la industria y la academia través de estudiantes, sobre todo abriendo nuevos concursos públicos o mejorando los que ya existen, pero desde mi experiencia personal yo diría que la burocracia es la principal dificultad que me ha tocado enfrentar. La velocidad con que son evaluados los proyectos y puestos en marcha no ha sido la mejor y esto puede afectar tu planificación personal y tu relación con la industria porque básicamente se traduce en que podrías no cumplir con el cronograma de trabajo acordado. Es algo que se debe mejorar sobre todo si buscas hacer investigación e innovación a nivel internacional y si tu tiempo como estudiante es acotado, no creo que en los países desarrollados ocurran extensas “ventanas temporales de espera”, y al fin y al cabo es con ellos con quienes podrías estar compitiendo por alguna innovación por ejemplo, es como correr una carrera en desventaja.

 

¿Qué le dirías a quienes están pensando si postular o no al doctorado? ¿Qué  destacas del programa?

-Que se informen bien sobre el perfil del programa, que conozcan bien las líneas de investigación de los académicos y que Valdivia es una cuidad hermosa para vivir. Este programa representa una instancia sólida para formarse como investigador y con posibilidades desarrollarse más allá de la academia, que hay una alta interacción entre académicos investigadores lo que facilita hacer tesis multidisciplinarias o integrativas permitiéndote como alumno incluso generar nuevas líneas de investigación. También existen varias opciones de complementar tu formación local con instancias en el extranjero a través de cursos, congresos o pasantías en laboratorios de otros grupos de investigación. Además que al ser un programa acreditado a nivel nacional existen varias opciones de becas y financiamiento.

 

Después de terminar el doctorado ¿cuáles son tus planes? ¿Qué te gustaría hacer en el ámbito de la investigación?

-Me gustaría seguir haciendo investigación con la industria vitivinícola, la tesis va arrojando varios resultados novedosos, pero al mismo tiempo abriendo nuevas preguntas con implicancias productivas y para la conservación de la biodiversidad. No obstante, estaré abierto a escuchar y explorar propuestas, la  verdad es que no me cierro a ninguna instancia, simplemente porque creo que no son excluyentes, si me inserto en la industria, en una universidad a través de un post-doctorado por ejemplo o en un centro de investigación, mi investigación puede permear a través de las tres, y yo diría que esa es mi principal meta, que en donde me posicione mi investigación permee en la academia y en la industria, y con un impacto social.